El dropshipping sigue siendo una opción en pleno 2019, por lo que muchos estudian la posibilidad de invertir en él. Como todo negocio, tiene sus puntos positivos, como negativos, lo que le convierte para unos en un buen negocio, y, para otros, en una opción desechable. A continuación, os enseñamos todas las ventajas y desventajas del dropshipping en 2019.

Ventajas

Poco riesgo

Por la propia naturaleza del negocio, podemos concluir en que el dropshipping es un negocio con casi nada de riesgo, ya que no hay que comprar producto para tener stock. Sólo correremos los riesgos de nuestras propias inversiones, las cuales suelen resumirse a:

  • Página web.
  • Inversión en publicidad y promoción.

Escalable

Se trata de un negocio en el que se puede aprender a lo largo del tiempo, y mucho. Este aspecto es el que hace que muchos se lancen a la piscina y emprendan su propio negocio. Si hacemos las cosas bien, estad seguros de que lograremos escalar en nuestro dropshipping.

Sólo nos ocupamos de los clientes

Parecerá una tontería, pero este aspecto es esencial y, en mi opinión, marca las diferencias con otros modelos de negocio. Gracias a ello, podemos centrarnos exclusivamente en el trato de nuestros clientes, lo que potencia mucho la relación y el engagement con ellos. Recordad que, en un negocio de compra-venta, el mayor activo es el cliente.

Desventajas

Pocos márgenes

Hay que decir que tendremos que vender mucha unidad de producto para poder sacar un margen de beneficio suficiente que nos permita vivir única y exclusivamente del dropshipping. Lamentablemente, esto no suele ser así y los particulares terminan desistiendo porque es muy complicado vender mucho en un sector con tanta competencia.

Poca autonomía de producto

Los catálogos suelen estar confeccionados, aunque podamos recurrir a varios proveedores para conseguir diferenciar más nuestra oferta. Esto provoca que tengamos que vender productos que no queremos vender u ofertar en nuestra tienda. Desde luego, no hay nada peor que tener que vender algo que no quieres.

Control de los pedidos

Como la logística la maneja nuestro proveedor, en muchas ocasiones perdemos el control de los pedidos de los clientes. Por esta razón, siempre os decimos que tenéis que prestar atención a esto y exigir siempre un tracking al dropshipper. Pensad que os hacéis cargo de los clientes, así que perder el control del pedido es algo casi prohibido.

Respondes por todo

A pesar de que uno se encargue de la logística y otro de los clientes, quien carga con todas las culpas eres tú. En la gran mayoría de ocasiones, esto echa para atrás a muchos inversores que vieron el dropshipping con buenos ojos.

Más información sobre Shopify en https://es.shopify.com/blog/12496937-guia-completa-de-dropshipping-capitulo-5-como-empezar-tu-negocio